30/6/2020

Entre las fases sanitarias y la estrategia de las marcas

Comparte este artículo con tus amigos:
Compartir
0
+1
LinkedIn
0
WhatsApp

En estas circunstancias en las que se hace muy común escuchar frases como estrategias para sobrellevar la crisis, o, nuevas maneras de comunicar; trabajar con base en las prioridades de los consumidores es la consigna.

Como agencia publicitaria, hoy, el desafío es guiar a nuestros clientes hacia la adaptación de sus procesos de comunicación a las distintas fases que recorren sus consumidores, en consonancia con la vuelta a las actividades.

Mensajes relevantes en momentos de incertidumbre, generados por la aparición del virus, como el vivir en cuarentena junto a las nuevas necesidades que ella originó; encarar la vuelta como algo que ya no es lo mismo de antes, más la construcción de un futuro, que para nada está claro aún, con redefiniciones del negocio; deben ser las fases propias de la comunicación, las que coinciden y se conjugan con las fases sanitarias que vive la población.

Creamos valor cuando, en estas situaciones, contribuimos con nuestros clientes en:

  • Construir el mensaje a comunicar: Teniendo presente a quién o a quiénes va dirigido, conociendo con claridad al público. Comenzando desde el propósito de la marca, la construcción del mensaje se vuelve más real y potente.
    De ser necesario, replanteándolo, para mantenerse coherentes con lo que se vive; adoptando tono y lenguaje apropiados.
  • Desarrollar contenido de valor para transmitir ese mensaje: La situación nos llama a estar cada vez más preparados, humana y profesionalmente, para la generación de contenidos que agreguen valor. Después de tener formulado el mensaje, el siguiente paso es aplicar los criterios para su desarrollo.
  • Establecer experiencias de consumo acordes a las circunstancias: La necesidad de experiencias de consumo la van marcando las prioridades del momento, y su ejecución radica en la importancia de las buenas ideas, y el aprendizaje de nuevas habilidades.
  • Transitar las plataformas de comunicación que se adecuen a la audiencia: Identificando los medios más pertinentes para la comunicación, acompañando el itinerario del consumidor, incluso, a través de herramientas alternativas, analizadas mediante la investigación.

Todos estos puntos pueden determinar la diferencia entre lo funcional y lo estratégico; se rigen por la capacidad de ajustar el relato de las marcas a lo que viven, necesitan y esperan sus consumidores, encontrándose en una intersección con valores como la empatía, la coherencia, la solidaridad, la lealtad, la confianza y el cuidado, adquiriendo significados más amplios y relevantes.

Los objetivos pueden plantearse desafiantes, porque nos invitan a encontrar, de manera rápida, nuevas soluciones para nuestros clientes; iniciando desde el pensamiento estratégico, el camino más humano para la readaptación. Es ahí donde nuestra labor logrará afianzarnos como verdaderos aliados, mucho más allá del servicio.

Contenido Exclusivo

Registre tu correo para recibir contenido exclusivos sobre marketing y comunicación.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form

También te puede interesar:

Comparte este artículo con tus amigos:
Compartir
0
+1
LinkedIn
0
WhatsApp